Visita al Museo Hergé (2)

En esta segunda entrega voy a hablar del edificio del Museo y su emplazamiento.

El edificio es espectacular. De arquitectura muy moderna, se sale de los edificios convencionales, haciendo una especie de H con su planta. Consta de 2 plantas y hay mucha luz natural al tener bastantes espacios diáfanos. Unas pasarelas entre los módulos, unen las salas. Muy impresionante. (Hace tiempo ya puse un vídeo en el que se mostraba el proceso de construcción)

Ahora bien, la ubicación del mismo es completamente ilógica. ¿Qué sentido tiene hacer un museo, que creo debería ser referencia para Bélgica, en una localidad a 30 kms. de Bruselas?. Creo que haber restaurado algún edificio en la capital o haber construído algo dentro del ámbito de acción del metro, por ejemplo, haría que el número de visitantes se multiplicase.

Para llegar desde la capital belga, se puede hacer por tren, pero desde el aeropuerto sólo se puede llegar con coche y doy fé de que no es fácil. Todo un entramado de autopistas y vías rápidas (incluyendo cambios de denominación de los lugares) complican el objetivo de llegar a la ciudad de Louvain-la-Neuve.

Por si fuera poco, no hay ningún parking del museo, hay uno relativamente cerca, pero que no está bien señalado; y una vez se deja el coche ahí, desde una plaza se llega mediante una pasarela hasta el museo, que se ubica en la Rue du Labrador, 26 (gran guiño de la localidad).

Calle Tintín y Milú

Me acabo de poner a buscar si existen calles que se llamen «Tintín». Hasta ahora lo único que he sido capaz de encontrar es una calle «Tintín y Milú» en Madrid, concretamente muy cerca de la T2 de Barajas.

Visualizar el mapa ampliado

A ver si aparecen más calles con nombre relacionado, porque de momento, he encontrado la calle Hergé en Angouleme (Francia), Hergélaan en Elsene (Bélgica) y la rue Hergé en Villeneuve d’Ascq (Francia).

Calle Labrador en Bruselas

Como es bien sabido, Tintín vivía en un apartamento de la Calle Labrador, en Bruselas; concretamente en «26 rue du Labrador».

Pues resulta que la calle existe en realidad, con lo que se puede ir a visitar la supuesta calle donde vivía el reportero.

Más información, en Google Maps:

View Larger Map