Sobre los títulos conocidos como «Princeps»

Detalle de esta edición limitada
Detalle de esta edición limitada

Hoy me apetece explicar lo que son las ediciones «limitadas» conocidas como Princeps.

Copio esto que en su día escribió ArteAlfa:

Las ediciones Princeps, también llamadas ediciones Cocktail, son unas ediciones limitadas que se lanzaban en los cócteles de presentación de los nuevos álbumes. A partir de Stock de Coque y hasta Las Joyas de la Castafiore, se realizaban unas ediciones limitadas a 100 ejemplares firmadas por Hergé, estas ediciones se llamaban Tirage de Luxe o Tirage de Tête.

En las dos últimas aventuras de Tintín, Vuelo 714 para Sidney y Tintín y los Pícaros, Casterman decidió añadir a estas limitadísimas ediciones de lujo, otra edición más amplia (2000 ejemplares) que en vez de llevar la firma original de Hergé llevarían una dedicatoria impresa del maestro.

Y viene a cuento porque en Holanda se ha subastado una edición Princeps de «Vuelo 714 para Sidney» que ha alcanzado la friolera de 901 euros.

Paralelismo Vuelo 714 – Serie Perdidos (Lost)

http://elblogdegnomo.blogspot.com/2009/12/814-destino-los-angeles-715-para-sidney.html

Impresionante análisis sobre el paralelismo entre la serie de televisión Lost (Perdidos) que emite Cuatro y la trama de Vuelo 714 para Sidney.

Muy bien logrado, aunque algunos ejemplos están pillados por los pelos. Enhorabuena al autor.

Una de cal y otra de arena en las últimas adquisiciones…

Esta semana he recibido 2 paquetes con cosas de Tintín, de procedencia variada.

La primera es una joya, una reproducción de la estatua de Vuelo 714 para Sidney, es preciosa pero no es «original», lo que hace que no la vaya a añadir a la colección. Gracias a Bigtwin1000 por haberme puesto sobre la pista de esa figura.

La otra es un fiasco, un poco atenuado con un descubrimiento final; es una lata que supuestamente era «original» y que es una copia (burda) de la lata de El Cangrejo de las Pinzas de Oro. Me parece cutre intentar sacar dinero a base de imprimir una etiqueta y pegársela a una lata, para sacar 1 mísero euro; de todas formas, me gustó el detalle de que en el paquete hubiese metido un trozo de ese papel envoltorio, con una inscripción por detrás, «karaboudjan». Gracioso, por lo menos.

Vendrán tiempos mejores.